Friday, 14 Aug 2020

Una Tarde de Wagashi

Al igual que muchos otros países, Japón también posee una larga historia y variedad de dulces y acompañamientos clásicos que todavía persisten en la cultura del país oriental. En esta ocasión, en la tienda ‘Fushimi Surugaya’ (伏見駿河屋), fuimos invitados a recibir una pequeña clase sobre como preparar algunos dulces clásicos japoneses (o ‘Wagashi’, como serian llamados en japonés) con nuestras propias manos.

Los dulces japoneses usualmente son manufacturados, ya sea con herramientas o manualmente, y siguen tendencias estacionales, permitiendo encontrar diferentes nuevos dulces cada cierto tiempo. Esto permite a cada tienda diferenciarse con nuevos diseño y nuevos sabores innovadores únicos.

Usando en un principio masa común como práctica, aprendimos como moldear un dulce con la característica forma de un pétalo de Sakura, un icono de Japón. La precisión y el carácter artesanal de los dulces es inmediata con solo verlos, y la dificultad para realizarlos rápidamente aumento.

En el mundo de los dulces japoneses, los colores, donde se coloca el sabor, así como también la idea que se quiere expresar son importantes para darle un significado al dulce más allá de su propio sabor.

Una vez habíamos terminado nuestro Sakura, procedimos a realizar nuestro segundo dulce, esta vez usando Anko de diferentes colores, apoyándonos en nuestra poca experiencia con palillos para poder construirlo.

De acuerdo con el Director de la tienda, el papel de los dulces en la cultura japonesa era uno de acompañamiento con el té. Como un buen iniciador de conversaciones o un recordatorio de la temporada actual, los dulces pueden amenizar una cálida charla o evocar significados y sensaciones importantes para la gente. A diferencia de mucha de la comida occidental, tal atención al detalle y al rol que desempeñaran los dulces es un aspecto que encontré personalmente interesante. ¡De ahora en adelante, creo que comeré mas dulces japoneses!

Se puede llegar a ‘Fushimi Surugaya’ tomando la línea del tren Keihan, y bajarse en la estación de Fushimi-Momoyama. 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CAPTCHA